Lesiones en el Padel. ¿Cuáles son las más Frecuentes?

El Pádel ha llegado para quedarse y en los últimos años ha ido ganando popularidad, siendo hoy uno de los deportes más practicados. En españa, por ejemplo, juega más de el 10% de la población, y la cifra va en aumento. En el año 2017 se incrementó un 18% el número de licencias federativas con respecto al año anterior.

Además de sus múltiples beneficios para la salud, es un deporte de lo más divertido, y una buena excusa para juntarse con amigos. Pero también trae su lado negativo, las lesiones.

En este artículo explicaremos en detalle cada una de las lesiones más comunes. Además de los mejores consejos para prevenirlas.

Traumatismo Ocular

Una de las lesiones más habituales entre los jugadores del pádel es el traumatismo ocular, generalmente producido por un pelotazo en el ojo, aunque también puede ser con la propia pala. Esta lesión puede llegar a ser bastante grave y tener consecuencias permanentes, aunque la mayoría de jugadores no están concienciados con este peligro.

En casos leves el reposo será suficiente, pero hay que acudir al especialista para que prescriba el tratamiento adecuado según la importancia de la lesión para reducir el riesgo de secuelas.

La mejor forma de evitar esta lesión es utilizar gafas de protección específicas para deportes de pelota, que reducen el riesgo de forma casi total.

Epicondilitis o Codo de Tenista

Como el nombre lo indica, es una lesión típica de deportes de raqueta. Se produce por irritación y acumulacion de microtraumatismos en los tendones que atraviesan al codo. Tener una pala pesada que no absorba las vibraciones, junto con una mala postura y técnica incorrecta pueden llevarnos a forzar nuestros tendones y producir dolor, que eventualmente nos impedirá seguir jugando.

Para evitarlo, lo mejor que podemos hacer es mejorar nuestra técnica y usar una pala adecuada. Si la lesión aparece, hay que consultar con un especialista

Epitrocleitis o Codo de Golfista

Siguiendo con lesiones en el codo, nos encontramos con la epitrocleitis. Esta se produce en la parte interna del codo, y también involucra los tendones. Al hacer un uso excesivo de los músculos encargados de flexionar los dedos y la muñeca, nuestros tendones se inflaman, provocando dolores. También es muy común que aparezcan pequeños desgarros musculares.

Para prevenir esta lesión, es importante calentar correctamente antes de los partidos, y elongar inmediatamente después. De esa forma reducimos la tensión. También debemos estar atentos a nuestra técnica y a no aplicar demasiada tensión.

Tendinitis en el Hombro

Pasamos ahora al hombro, otro lugar sensible para cualquier deporte de raqueta. Como ya vimos, la tendinitis es el proceso de inflamación de los tendones, que son los encargados de unir los músculos con los huesos. Cuando hacemos mucho esfuerzo con ellos, o les cargamos excesiva tensión, pueden inflamarse causando dolores.

En el caso particular del pádel, es muy común esta lesión en el hombro por el movimiento de rotación que hacemos, sobre todo, al efectuar remates. Quienes no son profesionales no tienen una técnica correcta, y este golpe es un claro ejemplo.

Como hemos dicho, un buen calentamiento antes del partido, junto con una buena elongación posterior ayudará mucho a prevenir esta y otras lesiones. Si después de jugar sientes dolores, puedes aplicar hielo para desinflamar la zona.

Lumbalgia

El pádel es un deporte que nos obliga a movernos en todas las direcciones, agacharnos, saltar… todas estas acciones exigen constantemente nuestra zona lumbar. Hay muchos de estos movimientos que aplican demasiada tensión en la parte posterior de la espalda y la pelvis, lo que provoca la lumbalgia.

Lo mejor que puedes hacer para prevenirla es no hacer movimientos bruscos y estar relajado durante el partido. De lo contrario, se aplica mayor tensión en toda la zona.

Rotura de Fibras en Gemelo

Esta lesión es un claro ejemplo de lo importante que es una buena sesión de calentamiento antes de practicar cualquier deporte. La rotura de las fibras en el gemelo se produce al realizar un sprint o arrancada muy bruscamente, como puede ocurrir cuando nos hacen una dejada cerca de la red. En este caso, hay una contracción muy brusca en el músculo del gemelo, y puede generar la rotura de las fibras.

Si haces una buena entrada en calor antes del partido, hay muy pocas probabilidades de exigir al músculo de esta manera. También es muy importante estar entrenado, e hidratarse mucho antes, durante y después de la actividad física.

Fascitis Plantar

Esta lesión viene a traducirse como dolor en la planta de los pies. Esta se produce cuando hay un excesivo rebote de los pies con el suelo, o por correr grandes distancias. En estos casos, el cuerpo no llega a reparar la degeneración colágena del tejido, lo que provoca dolores al caminar. Hay otras causas comunes, como la mala postura, el aumento repentino de peso o de actividad física, pero en el caso del pádel debemos concentrarnos en las primeras causas.

Para prevenir esta lesión, debemos aumentar paulatinamente nuestra actividad física. Cualquier aumento brusco en el tiempo que pasemos jugando no ayuda a que nuestro cuerpo se acostumbre y vaya regenerando los tejidos.

Esguince de Tobillo

Completamos la lista con una de las lesiones más comunes en cualquier deporte. En este caso, lamentablemente no hay mucho que podamos hacer para prevenirla. Pero si hay algunas medidas a tomar en cuenta.

Primero, el calzado. Debemos jugar con zapatillas cómodas y bien ajustadas. También debemos ser conscientes del cansancio mental. Luego de una larga sesión de entrenamiento, o un partido muy intenso, no tenemos la misma concentración que al comenzar. Esto hace que no tengamos la misma coordinación, y en un descuido podemos hacer un mal movimiento con el pie y lesionarnos.

Por último, si sentimos dolor, o “nos doblamos el tobillo” es importante aplicar hielo para reducir la inflamación, consultar a un especialista, y cumplir con el tiempo de recuperación estipulado. Si recaemos en alguna lesión podemos hacer aún más daño a nuestro cuerpo, y la recuperación total será cada vez más difícil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *