El Rincón de Josemi: “La maltratada 1ª Autonómica”

 

POR: JOSÉ MIGUEL DÍAZ

 

El sábado día 30 de enero  asisto a un partido que parece que va a ser interesante, nada más y nada menos que EL CARPIO CONTRA EL OCAÑA, partido de fútbol sala cargado de expectativas. Si todo va bien, promete un buen espectáculo. Y vaya si lo hubo.., espectáculo de fútbol, los chavales de ambos equipos jugaron bien, con alternativas de gol para ambos equipos, con un buen planteamiento, con una buena disposición.

 

Luego empieza la cosa a subir de temperatura, los fallos del árbitro, el árbitro de mesa, que algún día alguien tendrá que explicarme para que está, a no ser que sea sólo para rellenar espacios en la cancha, y que el asunto sirva de impuesto revolucionario a los clubes de la primera autonómica de fútbol sala, dinero que supongo va a las despensas federativas. Decía, que el partido empezó a subirse de tono, cada vez que se pitaba un fuera de banda, ya que desde una banda es imposible poder pitar todas las jugadas que hay en el campo, sobre todo, si la jugada se produce de espaldas al árbitro y de cara al “mesa”, ese que espera la merienda, por lo que los errores en la aplicación de las sanciones se producen de manera increíble, y ello hace que los nervios empiecen a mandar entre los jugadores y el público. El árbitro irá tratando de imponer su autoridad a base da tarjetazas, con lo que cada falta, cada fuera de banda dudosa, cada decisión que toma eleva la temperatura como para fundir el hierro. El colapso se presiente, se adivina la tormenta. Yo contemplo al mesa (el árbitro o lo que sea que está en la mesa del contador) y veo que tiene demasiado frío como para mojarse en aguas tan poco apacibles.

 

En el descanso el Ocaña, que jugó bien, muy bien, con la destacada intervención del número 20, un jugador sobrio, sereno, muy calmado que controla perfectamente el movimiento de su equipo, donde enviar el pase, y, al parecer, la histeria del contrario, se va ganando por un 0 – 1, muy ajustado. El Carpio no es equipo fácil, tiene gente muy compensada y es batallador. Ya advierto a Sergio Díaz, quien me acompaña, que este partido va a tener una complicada segunda parte.

 

Misma tónica en la segunda parte, con un Ocaña más fallón, y un Carpio más perseverante, con un número 20 (lamento no saber su nombre, y espero con ello, que se empiece a sacar del anonimato a todos los jugadores, poniendo el nombre en la camiseta, cosa que facilitaría mucha identificaciones y que es buena para el deporte y los equipos), tranquilo, viendo el juego, fallando algunos pases pero con un muy buen nivel. El Carpio más aguerrido, no dando nada por perdido consiguió el empate, un golazo del número 7. Eso unido a fallos del árbitro en sus apreciaciones, con la anuencia de un mesa que debía estar en Úbeda, por sus famosos cerros, decidió el Apocalipsis que se formó a 43 segundos del final del partido. Cuarenta y tres segundos que aún no han terminado cuando escribo esto. El desenlace, muy sencillo, balón de ataque del Carpio por banda izquierda, balón que sale de banda, y el número 20 del Ocaña que empotra al jugador contra las gradas, de manera innecesaria y creo, por ser bien pensado que de forma involuntaria. Se inicia entonces la tangana, jugadores que se empujan, se insultan, el público gritando, y un abencerraje que salta al campo a pegar a los jugadores, el marcador detenido Con el 1 a 1, directivos y otros consiguen expulsar al exaltado, protestas y el árbitro sacando más tarjetas de las que traía, amarillas, rojas, otra amarilla seguida de una roja, una roja seguida de otra amarilla, expulsiones, y el segundo 43 y pico décimas parado, tarjetas que volaban hacia cualquiera, aquello era un no parar.. Se llama a la Guardia Civil, no siguen los 43 segundos sin el honorable cuerpo presente. Llega la Guardia Civil, pone orden, y se empiezan a jugar esos segundos de apuro que aún quedan. Sólo el portero y dos jugadores por el Carpio, los otros todos habían sido expulsados, por parte el Ocaña portero y tres jugadores. El número 20 entre ellos, increíble –pienso, la lía y se libra, cosas de este deporte-, dos pases y este jugador, el número 20, el más listo de la clase,  marca el 1 – 2. Gol que, honestamente, pienso se podrían haber ahorrado, con un punto se hubieran ido muy bien. Quedan 13 segundos, saltan al campo dos jugadores del Carpio, como dice la norma.., nueva discusiones, tarjeta roja al número 17 del Carpio, tarjeta roja al portero del Carpio, éste se lanza al árbitro, la Guardia Civil le advierte, se pita el final del partido. Quedan 13 segundos y algunas décimas que jamás se jugarán. ¿qué criterio aplica el árbitro?, ¿el “mesa??? ¿qué es lo que hace????.

 

Me he extendido en este partido, porque en mi primer artículo advertí del riesgo que existe en los pabellones, la pasión de las familias de los jugadores, va más allá de la pasión de un aficionado normal, de que algún día tengamos una desgracia que lamentar. Y me he extendido porque, pienso en lo poco que importa a los dirigentes de la Federación, lo que pasa en la Primera Autonómica. Para ellos el arbitraje es un trámite que deben cumplir los equipos, les da igual que de manera cochambrosa se resuelva, árbitros que deben imponerse desde una banda, con la ayuda de despistados mesas. Pienso en lo que recaudará la Federación con la cantidad de multas que pueden caer a los equipos por cada tarjeta roja (adonde va ese dinero???, a qué lo dedican???) pienso en el Ocaña y en el Carpio, ¿qué equipo van a sacar la próxima semana??, pienso que estas cuestiones se evitarían aportando otras vías, alguien que, por parte de la Federación vaya a ayudar a redactar el acta del partido, sin coste para los equipos, por ejemplo, algo que ilusione a los “paganinis” de la fiesta. Y lo peor de todo, es la expresión de un, supongo que directivo del Carpio, que me llevo clavada : “ lo que pasa es que la PRIMERA AUTONÓMICA LA TRATAN COMO UNA PUTA MIERDA”, -estoy de acuerdo le digo, y medito, pero es lo que hay, no por ello hay que tirar la toalla, hay que pelear contra los “cabritos” que dirigen el cotarro, decirles con el apoyo a otras opciones, que esto se ha acabado, que ya está muy gordos y cebados, que se deben ir, dejar sitio para hacer cosas nuevas , los equipos deben volver a confiar en sus instituciones y hacerlas funcionar, lo que el SR. ESCRIBANO representa ya no sirve, o no es capaz de preocuparse por las bases que seguirán siendo bases sin esperanza mientras no se cambien las cosas. Que hay otras alternativas, el SR TRUJILLO ( a quien pido perdón por llamarle Urquijo en un programa de radio, un error imperdonable ), que hay que escuchar otras voces.

 

Lo de ayer, sólo fue el resultado de una enfermedad cuya cura, pasa por extirpar lo rancio, lo melancólico, para ser joven no es necesario tener veinte años, hay que tener el deseo de que las cosas deben moverse.

 

 

(Visited 1.234 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Deporte Castilla-La Mancha : Welcome !

Authorize

Contraseña perdida

Registrarse

Please contact the administrator.