Comunicado de Javier Cano Feijoó a las acusaciones de amaño contra su equipo

Francisco Javier Cano Feijoó.

Entrenador del C.D. TOLEDO B

Me gustaría terminar esta carta con la siguiente frase: “Y después de todo esto, la plantilla del C.D. Toledo B despertó de este sueño, mejor dicho, de esta PESADILLA”. Lamentablemente no voy a poder hacerlo. Es real, muy real y, por desgracia para nosotros, una realidad demasiado cruel.

El domingo 24 de Abril de 2016 disputábamos la Jornada 35 de Liga contra el C.D. Marchamalo (un buen equipo, con un gran entrenador y muy buenos futbolistas), separados por dos puntos en la clasificación. Nosotros novenos y ellos décimos. A pesar de que, a diferencia de otros equipos, nuestros objetivos prioritarios son formar y educar a chicos muy jóvenes en la competición para que en un futuro no muy lejano puedan dar el salto a nuestro primer equipo y, a pesar también, de que a falta de 7 jornadas para terminar la liga teníamos los puntos necesarios para mantener la categoría un año más (un éxito para nosotros), afrontábamos el partido con la tremenda ilusión de poder hacerlo bien, ganar si podíamos, y seguir mejorando nuestra clasificación. Nada diferente a lo que habíamos hecho hasta ahora durante 34 jornadas (cualquiera que nos viera competir en tan solo una de ellas puede dar fe de ello).

La jornada 35 no fue diferente. Los que estuvieron allí vieron un bonito partido, disputado, con alternativas, oportunidades, grandes paradas, un penalti, dos largueros, un golazo, donde se peleó cada balón, y donde los jugadores de los dos equipos, de forma honesta, dieron absolutamente todo para conseguir la victoria. A mediados de la 2ª parte tuvimos una inmejorable oportunidad para adelantarnos, un penalti, que de haberlo marcado nos situaba con muchas opciones de conseguir la victoria. Desgraciadamente para nosotros el portero rival, Chen, hizo una gran parada y nos privó del primer gol. Con independencia de esta pequeña decepción seguimos atacando, realicé varios cambios con el objetivo de buscar otras soluciones ofensivas. Minutos después, nuestro juvenil Alex, estrelló el balón en el larguero. Parecía que nuestro gol iba a llegar, pero lo que llegó fue el gol del C.D. Marchamalo en el minuto 81. El equipo no bajó los brazos, y a pesar del calor que hizo durante todo el partido y que el tiempo se agotaba, dimos un paso más adelante en busca del empate. En el minuto 85 tuvimos otra gran oportunidad, un cabezazo que finalmente se estrelló en el larguero. Parecía que el gol no quería entrar y la suerte no estaba con nosotros (por lo que aconteció en días posteriores, doy fe de ello).

Después de esta acción, uno de mis centrales (Raúl Nº4) se lesionó. Ya habíamos agotado los cambios y le dije que aguantara como pudiera y terminó el partido cojeando. Aún así, y ya de forma algo desesperada, mandé al otro central de delantero con el fin de agotar las últimas opciones para empatar. Un poco más tarde, en el minuto 89 sucedió lo que todos habéis visto. Perdimos el balón y con el equipo volcado, cansado y con más corazón que cabeza, el jugador del C.D. Marchamalo (Mario), recupera el balón y realiza una gran jugada individual (ayudado por sus compañeros que aunque no tocaran el balón también intervinieron) superando a varios de mis jugadores (entre ellos a Raúl), a mi portero y marcando un auténtico golazo. Nuestras opciones de sacar algo positivo desaparecieron, y así acabó el partido y empezó NUESTRA  PESADILLA.

El gol de Mario fue difundido por la Radio Televisión de Castilla-La Mancha como lo que fue, un golazo. Hasta aquí todo normal. Pero, para nuestra sorpresa e indignación, empezaron a surgir desde las redes sociales comentarios mal intencionados dando a entender que este gol fue producto de un amaño y que había apuestas de por medio. Comentarios, en algunos casos irónicos, en otros mal intencionados, en otros humillantes, y muchos otros sin pararse un segundo a pensar lo que decían, ya que nos estaban acusando de un delito sin absolutamente ninguna prueba. Además, y para más indignación, algunos comentarios surgieron de ciertas personas, “compañeros”, relacionados con el fútbol.

Todos ellos, y muchos otros, tan solo necesitaron un corte de vídeo de 16 segundos. No se preocuparon en ver el partido (que ya hemos publicado íntegro en la página web oficial del C.D. Toledo), no se preocuparon de hablar con los protagonistas, no se preocuparon de informarse si el partido estaba o no en las casas de apuestas, si se ganó dinero con él o no, no se preocuparon en buscar un “móvil” para sembrar sospechas y realizar difamaciones. Solo se preocuparon de utilizar su “móvil” para contribuir y poner su granito de arena a acusar públicamente a un grupo de deportistas jóvenes, honrados y honestos.

Así pues, de la sorpresa pasamos a la indignación, luego a la humillación y finalmente, después de que saliera la noticia de que la LFP se estaba planteando investigar este partido y se hicieran eco  las cadenas nacionales de Radio, Televisión y Prensa escrita, sufrimos un linchamiento público local, nacional e internacional.

La semana fue dura, realmente dura. La peor vivida por todos nosotros como deportistas. Nuestro Club nos defendió de buena fe, tratando de protegernos e intentando que no hiciéramos declaraciones públicas para no darle más repercusión a un tema que no tenía ningún fundamento. No obstante, a todos los medios que me llamaron, se les dio una explicación clara de lo que había sucedido. El C.D. Marchamalo sí lo explicó públicamente, pero tampoco sirvió de mucho,  el asunto se hizo viral, y el linchamiento social fue y sigue siendo bestial.

Impotencia, humillación, injusticia… Es lo que sienten mis jugadores cuando tienen que soportar comentarios de todo tipo en su entorno más cercano, su trabajo, sus estudios… Vergüenza, desolación, indignación… Es lo que siento yo cuando tengo que explicar en mi instituto a mis alumnos que ni su profesor de Educación Física ni ninguno de sus jugadores amaña partidos (aunque ellos lo hayan visto en la televisión). Es triste que todo lo contrario a lo que tratas de fomentar día a día -educación, respeto, deportividad,  Juego Limpio, esfuerzo, superación, etc.- y en el que estos chicos sacan un 10, te “arrase” de esta manera sin hacer nada para merecerlo.

Pido “reflexión” a todas las personas, organismos y medios que, de una forma u otra, han contribuido a esta gran injusticia, que han contribuido a manchar nuestro nombre, nuestro honor y el de nuestro Club. Eso siempre lo llevaremos sobre la espalda, siempre quedará ahí esa sospecha infundada y mal intencionada. También pido que se investigue. LFP, MEDIOS, PARTICULARES, etc., que hagáis un esfuerzo  por aclarar esto, con argumentos, con pruebas, y seáis capaces de decir bien alto y claro que “ LAS SOSPECHAS FUERON INFUNDADAS”, que “ES FALSO QUE EL C.D. TOLEDO Y EL C.D. MARCHAMALO AMAÑARAN  SU PARTIDO”, que “SE HA COMETIDO UNA TREMENDA INJUSTICIA SOCIAL CON UN GRUPO DE DEPORTISTAS HONESTOS Y HONRADOS”.

Para finalizar quiero agradecer a todos los que estuvieron cerca de nosotros, a los que no dudaron, a la familia del C.D. TOLEDO y C.D. MARCHAMALO, a esa gran afición que tiene el C.D. Toledo y que nos manifestó su apoyo; a nuestro Míster Onésimo que, en un ejercicio de valentía, salió públicamente a dar la cara por estos chicos; a nuestro Capitán Manolo, que nos apoyó cuando más lo necesitábamos; a todos los que se manifestaron públicamente sin temor dándonos ánimos; a todos los que levantaron el teléfono para sin preguntas ni dudas unirse a nuestra indignación; y, cómo no, a nuestros AMIGOS Y FAMILIA.

No puedo terminar esta carta como me hubiera gustado, despertando de un sueño. Los chicos y yo seguiremos con esta “PESADILLA”.  Pero sí puedo decir, bien alto y bien claro, que tenemos la CONCIENCIA MUY TRANQUILA de haber hecho –de mejor o peor manera- lo que nos apasiona: FÚTBOL.

 

(Visited 134 times, 1 visits today)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.